BLOGGER TEMPLATES AND TWITTER BACKGROUNDS

correo

Si queréis contactar conmigo o contarme vuestras ideas, mandadme un correo a :
laslagrimasperdidas@gmail.com

23 ago. 2010

21. Reacción

Si queréis leer desde el principio "Palmera de chocolate", mandadme un correo a laslagrimasperdidas@gmail.com y os la enviaré.


-¡Piiii!¡Piiii!- volví a llamar al piso de Paula. “Vamos, sé por una vez puntual…” pensé. Me alisé y estiré la camiseta que llevaba. Tenía más escote de las que solía utilizar, pero quería asegurarme de que las miradas de Gabriel eran ciertas y cuál era su reacción. Si no dejaba de mirarme con descaro sería que era la primera vez que se fijaba en mí. Si sólo me observaba de reojo y apartaba la mirada incómodo… sería otra historia. Si ni siquiera me miraba el escote, sería preocupante, ya que siempre he pensado que le iban las chicas.

-¿Si?-me contestó una tímida vocecilla por el telefonillo.

-Eh ¿Dani? ¿Está tu hermana por ahí?

-Me ha dicho que ya bajaba.

-Ah, vale. Gracias, campeón.

Enseguida oí los pisotones de las botas de Paula al ir bajando las escaleras a saltos.

-Esta vez no he tardado tanto.-dijo abriendo la puerta y calándose hasta las orejas un gracioso gorro con orejeras de las que colgaban dos pompones.

-Ha sido un milagro.

-Ey, ¿dónde vas tú con ese escote? ¿Qué era lo que querías que estudiara Gabriel? ¿Anatomía?

-Calla, estúpida.- dije dándole un suave empujón.- ¿Así que yo no puedo ponerme esta camiseta y tú si puedes ponerte esas faldas que apenas te tapan?

-Yo me pongo eso casi a diario, tú te pones esto… nunca.

-¡Ey!- dije molesta.

-Vale, vale. Fin de la conversación. Pero no quiero que te resfríes.- dijo poniéndome su bufanda.

-Eres peor que mi madre.- murmuré

Paula sacó de su bolso gigante de Pesadilla antes de Navidad un chupa chups de fresa y me ofreció otro que yo rechacé. Con su falda corta de volantes, sus medias a rayas de colores, su gorrito de pompones, el chupa chups en la boca y sus saltitos cuando andaba, parecía una niña pequeña y feliz.

La casa de Gabriel estaba a un par de calles de la de Paula, así que llegamos enseguida.

-¿Gabi? Abre, somos nosotras.-le dijo Paula cuando llegamos a su bloque.

Entramos al portal y subimos hasta el cuarto. Gabriel ya nos esperaba con la puerta abierta.

-Creía que íbamos a estudiar, no a irnos de fiesta. Aunque si queréis me cambio enseguida.

-Diana, te dije que te habías pasado de escote.-me susurró Paula.

-No sé que le has dicho pero lo decía por tu nueva faldita.- dijo Gabriel tirándole de uno de los volantes. “Así que aún no se ha fijado en mí. Bueno pues tendré que quitarme la bufanda”pensé.

-Guau, así que no me habéis avisado ninguna de las dos. ¿O la fiesta es mi casa?- dijo levantando una ceja. Paula le empujó hacia dentro de su casa a la vez que le dedicaba una serie de insultos. “Bien, me ha mirado, pero no de la forma que esperaba. Es decir, es un tío corriente, que sólo reacciona ante un buen escote o una falda corta. Todo fueron imaginaciones mías”. Colgué mi abrigo y la bufanda en el perchero mientras Paula sacaba un bote de batido de fresa de su bolso.

-¿Qué haces con eso?-le preguntó Gabriel.

-No tenías batido, ¿verdad? Pues ya tenemos.- Gabriel sacudió la cabeza y se pasó la mano por el pelo.

-Bueno, pasad a mi habitación, allí estudiaremos. Mi hermana está en el salón viendo la tele, pero no nos molestará.

-¡Hola!- saludó enseguida Sofía, la hermana de Gabriel. Era una niña dulce y alegre, con una bonita cabellera rubia repartida en dos coletas.

-¡Hola, Sofía! ¿Qué tal en clase? ¿Mi hermano se porta bien contigo? Si te hace algo, dímelo, que se va a enterar…

-No, Dani es muy majo y divertido.-dijo Sofía tranquilizando a Paula.

-Bueno, vale. ¡Pero si te hace algo, dímelo!- Sofía asintió apresuradamente.

-Tu hermana es un encanto.-le susurró a Gabriel.- No se parece nada a ti.

Él puso los ojos en blanco y abrió la puerta de su habitación. Era muy amplia y luminosa, de tonos blanco, verde y plateado.

-Acomodaos, que voy a por algunos vasos para tomar el dichoso batido.

Paula no dudó en sentarse en el suelo sobre la suave alfombra, y yo me senté a su lado. Observé cómo Gabriel salía por la puerta y luego las fotos que tenía sobre su estantería. La mayoría eran haciendo skate o reunido con su familia, siempre con una bonita y gran sonrisa.

-Te mola Gabi.-dijo de repente Paula

-¿¡Qué!? ¿A mí? No, qué va.

-Diana, no era una pregunta, era una afirmación. Quizás me debería ir y dejaros solos, no ha sido buena idea que…

-¡Chisst! ¡Qué dices, Paula! Quédate, no me puedes dejar sola con él.-la corté.

-Bueno como tú quieras. Si luego te arrepientes avísame…



P.D.: Lo siento por este capítulo tan soso, pero mi musa sigue pasando un poco de mí...

2 alivios para mis lágrimas:

Murush..! dijo...

la verdad me gusto el cap.
la historia en general es muy buena, ya que parece una vida muy normal, y tranquila llena de amor y desamor, pero de una manera diferente.... muy original
cuidate miles
TQ
PD: no te preocupes que no cerraré totalmente mi blog, seguiré escribiendo, pero aún pienso de que , cualquier cosa yo les avisaré XD

natt♥ dijo...

Gabi es tranquilito por eso no mira el escote, yo lo sé ;)
La musa es escurridiza, trabaja bien cuando quiere u.ú Pero no te preocupes que ya volverá :d