BLOGGER TEMPLATES AND TWITTER BACKGROUNDS

correo

Si queréis contactar conmigo o contarme vuestras ideas, mandadme un correo a :
laslagrimasperdidas@gmail.com

25 jul. 2010

11. Tres pequeñas cosas


Todos miramos a Paula expectantes. ¿Qué quería que hiciera Darío? ¿Y por qué le había escogido a él?

-¡Vamos Darío!- le dijo Diego intentando dar ánimos aunque noté una pizca de envidia.

-En realidad te voy a pedir tres pequeñas cosas. Y creo que ninguna te va a costar mucho esfuerzo. Vamos, acércate.-le dijo Paula. Darío se acercó despacio. Puede que intuyera lo peligrosa que podía llegar a ser.

-Quiero…-le dijo susurrando suavemente. A él se le veía un tanto nervioso, por lo que Paula le puso una mano sobre el hombro.- ¡Tranquilo! Sólo quiero tu móvil. Y tu correo, si no es mucho pedir.

Darío respiro aliviado y le fue dando esos datos a la vez que ella los apuntaba en el móvil.

-Y… ¿Q-qué era la… tercera cosa?- le preguntó Darío en un susurro inaudible.

-Una sonrisa.-le dijo Paula dulcemente pero sin ningún tono provocativo en la voz.- Regálame una sonrisa.

Darío estaba tan nervioso que sólo le salió una mueca.

-Vamos… Si no sabes sonreír ¿qué va a ser de ti?-le dijo Paula.

Él esbozó una gran sonrisa al oír el comentario.

-Así está mejor… Y esto de regalo.- Paula se acercó a él y le dio un beso en la mejilla. Noté cómo Diego y Álvaro estaban incómodos y un tanto molestos. Darío se sonrojó un poco y escondió su mirada tras su largo flequillo. Ahora que me daba cuenta, tenía los ojos de un gris oscuro. Entonces adiviné una de las razones de Paula para elegir a Darío y darle un beso.

-Te toca. ¿A quién eliges?- dijo Paula.

Él nos miró a las dos indeciso. Por su expresión me pareció que no quería obligarnos a hacer nada.

-Es que… a mí todo esto me da igual. El reto era más entre Diego y Paula.-dijo Darío y yo lo corroboré asintiendo.

-¡Vamos Darío! Sabemos que te estás muriendo por pedirle un morreo a Paula.-dijo Diego, lo que hizo que Darío le dedicara una mirada asesina.

-Haré todo lo que me pidas.- dijo Paula.

-No quiero nada, de ninguna de las dos.

-Vamos tío, una oportunidad como ésta no se presenta todos los días.-dijo Álvaro.

-Que sepas que a ti también te puede elegir, listillo.- le dijo Diego

-¡Que paso tíos! Que esto es de niños pequeños.-dijo Darío un poco molesto. Se metió las manos en los bolsillos del pantalón y salió a la calle.

-¡Espera Darío!-gritó Paula. Me cogió del brazo y tiró de mí-Vamos, Diana.

Salimos tras él dejando a Álvaro y Diego en la bolera.

Avanzaba con paso rápido, así que tuvimos que correr e ir esquivando gente hasta que Paula consiguió cogerle por el brazo.

-¡Darío, para!- le gritó Paula.- ¿Por qué te has ido? Sólo eran bromas, pasa de ellos.

-¡Es que estoy cansado de ellos! ¡Se comportan como críos!

-Al huir has sido tú el que se ha comportado así. Te has puesto a su nivel.

Darío suspiró fuertemente y miró para otro lado.

-Darío…- empecé a decir.

-¿Qué queréis que haga, eh? ¿Qué vuelva y que les pida perdón? ¿Que diga las mismas tonterías que ellos?- dijo bastante enfadado. Quién pensaría que saldría aquel nivel de voz del chico callado.

-No, pero al menos continúa el juego esta vez. Hazlo por mí.-le dijo Paula poniendo las manos sobre sus hombros. Yo carraspeé.- Y por Diana

Yo le sonreí y susurré un gracias.

-Pide lo mismo que ha pedido Paula.-le dije.- Así el maldito juego se acabará pronto y ellos te dejarán en paz, al menos durante un rato.

El inspiró fuertemente, como para controlarse y asintió despacio.

-Vale lo haré. Paula, ¿me das tu móvil y correo?

-¿No quieres también una sonrisa?- dijo ella sonriendo ampliamente.

-Ya me la estás regalando.- le dijo dulcemente. Se miraron a los ojos durante un par de segundos. Carraspeé otra vez a propósito y Paula le empezó a dar su número. Cuando empezaba así a mirar aun chico, ya puedo dar por sentado que no parará hasta que caiga a sus pies. Pero Darío puede que sea el primero que tarde más de una semana en caer. Al menos mantiene la compostura cuando la mira.

-Bueno ¿vamos a ir a recoger a estos o no?- pregunté

-Qué remedio…-dijo Paula.- ¿Crees que seguirán esperando?

-Puede, no sé. Aunque les dará igual, seguro que ya han encontrado nueva compañía.- dijo Darío a la vez que apagaba el móvil.- Así no nos molestarán mientras os invito al Starbucks.- Paula iba a contestar pero él le cortó.- Os obligo a que me dejéis invitaros.

-¡Ya me dijiste lo que tenía que hacer! ¡Y lo hice! No nos puedes obligar.

-Lo siento, lo de antes era una pregunta… Y tú la has contestado- dijo con una media sonrisa en la cara.

Paula sonrió dándose por vencida y le seguimos al Starbucks.

5 alivios para mis lágrimas:

Femme Fatale dijo...

que tontos son los otros.. Dario me cae bien :) un beso y muchas gracias por pasarte por mi blog!!

natt♥ dijo...

NONONO D: Yo quiero a Darío con Di, con Paula noooo u.ú Él es un amor! Bueno, será lo que tu mano escritora decida. Ya quiero leer el siguiente capítulo n.n

Aracely Eldunarí dijo...

Estoy d acuerdo con natt!
Porqe Di esta sola?
Jumm
Sisi! Dario es lindo xra ella :(
Aun asi la historia esta preciosa :)

Murush..! dijo...

FABULOSO
pero tambn concuerdo con natt XD
besos

HeR!! ♥ dijo...

cada vez me gusta mas lo que escribes, me encantan los dialogos.
gracias por pasarte por mi blog, me alegra mucho q te guste. besis