BLOGGER TEMPLATES AND TWITTER BACKGROUNDS

correo

Si queréis contactar conmigo o contarme vuestras ideas, mandadme un correo a :
laslagrimasperdidas@gmail.com

1 sept. 2009

Capítulo 18

Los guardias se quedaron de piedra cuando vieron desaparecer al muchacho. Sólo con un movimiento de la mano, había desaparecido. Algunos decían haber visto algo que extraía entre las ropas. Otros lo negaban y decían que tenía poderes, como el Señor.
Welior, apartado del grupo y con la cabeza entre las manos, sabía cuales de ellos tenían razón. Él también había visto que sacaba algo, pero a diferencia de los demás, él sabía lo que era. El talismán, el colgante que te permite desplazarte de un sitio a otro. El Señor había confiado en él, revelándole la importancia de la joya. Sólo a él, y le había fallado. Debería haberlo cogido en cuanto asomó la cabeza por la puerta. Le habría disparado de buena gana, pero el Señor lo quería vivo. Maldita sea, se la iba a cargar.
Se alejó lentamente del palacio sin avisar a sus compañeros. Necesitaba despejar la mente antes de volver a enfrentarse al Señor. Desplegó sus alas membranosas y se alzó al cielo. Mientras le seguía dando vueltas a la fallida misión y a aquel muchacho. Parecía inofensivo, era un crío, pero sus ojos… escondían un gran poder. Era como mirar a su Señor, de ellos manaba una gran energía. Y daba miedo.
Empezó a descender cuando descubrió la posada a la que pensaba entrar. Cuando tocó el suelo fue andando despacio hacia la vieja puerta de madera y la empujó. Estaba más vacía de lo habitual, con sólo un par de mesas ocupadas. En una estaba una pareja de jóvenes demonios que hacía poco habían entrado al servicio del Señor. Ellos le reconocieron y agacharon la cabeza en señal de respeto. En la otra mesa, mucho más apartada había la figura de, lo que él supuso, una vieja; debido a las viejas ropas y a lo agachada que estaba, pero no le conseguía ver la cara. Se acercó a la barra y saludó al dueño.
-Hola Welior, ¿qué te pongo?
-Lo de siempre, pero esta vez doble.
-¿Por? ¿Has defraudado al jefe?
-Sí, y todo por un asqueroso niñato- dijo mientras cogía la jarra.
Unas mesas más allá, unos ojos grises espiaban con discreción bajo un harapiento disfraz.

0 alivios para mis lágrimas: