BLOGGER TEMPLATES AND TWITTER BACKGROUNDS

correo

Si queréis contactar conmigo o contarme vuestras ideas, mandadme un correo a :
laslagrimasperdidas@gmail.com

30 jun. 2009

Capítulo 6

Los guardias se rieron de él.
-¿Desde cuándo nos importan los ángeles? Ah, es verdad, a ti si te importan- dijo riéndose el guardia que llevaba a Samuel.- La otra vez te escapaste. Pensamos ser buenos contigo, sólo una tortura por la traición; pero al matar al más poderoso, te pusiste tú solito el castigo. Tres días, Fairequiel, y tú y este precioso angelito desapareceréis.
Los otros dos guardias se reían como tontos con cada comentario de éste.
-Ya veo que has ascendido de grado, Welior.-dijo Hekiaziel con una leve sonrisa en los labios.- ¿Ya no te gusta alimentar a las bestias de tu señor?
-Nuestro nuevo señor ha sido caritativo conmigo y ahora tengo un alto cargo. Y ¿sabes? me prometió uno aún más alto si te atrapaba. Así que, gracias.
Los condujeron hasta un gran edificio de piedra negra y altas torres en forma de aguja. Se podía decir que era el edificio más importante de toda la cuidad, la morada del gran señor.
Samuel, miraba con miedo aquel imponente edificio, que parecía sacado de una película de terror. Aquella pobre luz rojiza que salía del oscuro cielo no le arreglaba mucho las cosas, ya que tropezaba continuamente con las irregules piedras de la calle.
-Bonito, ¿eh?- dijo Welior cuando entraron el interior.
- Ha cambiado- le contestó Hekiaziel- antes estaba más limpio.
Uno de los guardias le miró entornando los ojos.
-No te atreverás a hablarle así a nuestro señor.
-Si tú lo dices…-dijo murmurando Hekiaziel.


En ese momento, Welior abrió las puertas de una gran sala.


¿Qué habrá tras las puertas?...

2 alivios para mis lágrimas:

heledelacruz dijo...

jiji, gema le dejas ahora lo mas dificil a rebeca.

Rebecca dijo...

di k si helena...