BLOGGER TEMPLATES AND TWITTER BACKGROUNDS

correo

Si queréis contactar conmigo o contarme vuestras ideas, mandadme un correo a :
laslagrimasperdidas@gmail.com

8 sept. 2009

Capitulo 23

-No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy.-murmuró Samuel con enojo.

-Eso es una estupidez. Por la sencilla razón de que hoy no podemos hacerlo.
-No es una estupidez. No me creo que no lo entiendas.
-No es que no lo entienda.-se ofendió Keira.-Es que no tiene sentido.
-Lo que no tiene sentido es esta discusión de besugos...
-Me da igual, he dicho que no vamos a ver a Luminor hasta mañana y así se hará.
-¿Por qué?
-Porque Luminor trabaja de noche, y será más difícil encontrarlo.
-Vamos, que te da pereza...
-¡Que yo no he dicho eso! Mira, déjalo, no sé porque intentamos hablar. Somos claramente incompatibles.
-Estoy de acuerdo.
Continuaron un rato más sin decir nada. Hasta que Samuel rompió el hielo de nuevo:
-Si estábamos en una posada...¿por qué no hemos pasado la noche allí?
-Porque es peligroso.
-Pero íbamos disfrazados.
-Da igual, es igual de peligroso con disfraz que sin él.
-Entonces, ¿por qué nos disfrazamos?
Keira entornó los ojos.
-¿Te han dicho alguna vez que eres un pelín pesado?
-Yo no soy pesado. Es que tu no piensas las cosas.
-¿¡Qué!?
-A ver, venga. Explícame por qué nos hemos ido de la posada.
-¡¡Qué ya te lo he dicho!!
-¡Pero es una tontería! ¡Estábamos disfraza...!
Samuel se calló en mitad de la frase.
-¿Qué pasa ahora?
-Se ha movido. El arbusto se ha movido.
-No tiene gracia, no se ha movido.
-¡Qué si lo ha hecho!
De repente salio del arbusto un humano de largos cabellos negros. Levantó sus apagados ojos hacia los chicos:
-¡SAMUEL!-exclamó con voz ahogada-¡Samel! ¿Qué haces aún aquí?¿Has encontrado a Luminor?
Al principio Samuel no entendía nada. Hasta que se fijó mejor en aquel humano que parecía conocerle. Y para horror suyo, no era un humano.
Era Hekiaziel.
-¡¡Pe-pero!!-empezó a tartamudear mientras se arrodillaba junto al demonio.-¡Tu..! Yo te vi... La espada de Welior y...
Los labios de Hekiaziel se tornaron en una misteriosa sonrisa:
-Nunca des por muerto a un demonio.
-Tienes un aspecto horrible y... ¡tus alas! ¿Qué...?
-No quiero hablar de eso.-y una profunda tristeza cruzó su demacrado rostro.
-Mira quién tenemos aquí.-dijo dirigiéndose a Keira-La diablesa "prodigio", la leal y servicial Keira. La mejor de las reclutas en muchos, muchos años. ¿Quién hubiera dicho que terminaría ayudando a un ángel?-sonrió con maldad.

0 alivios para mis lágrimas: